La primera alarma de la historia

93 716 38 12
La primera alarma de la historia

Como empresa de referencia para alarmas de seguridad en Sabadell, nos gustaría aprovechar estas líneas para hablarte acerca de la invención de estos sistemas.

La primera que vez que se instaló una alarma electromagnética fue en 1853. El responsable fue el estadounidense Augustus Russell Pope. Hasta que llegó su invento, las personas confiaban en que los molestos graznidos de los gansos, las campanillas mecánicas o los ladridos de sus perros guardianes los avisaran de la presencia de asaltantes.

Pope diseñó un aparato que funcionaba con pilas. Aunque a nosotros pueda parecernos simple, demostró ser muy efectivo ante los ladrones. El invento se accionaba al cerrar un circuito eléctrico, en el que puertas y ventanas iban conectadas como unidad independiente a una conexión paralela.

Al abrirse una puerta o una ventana, y al mismo tiempo el circuito eléctrico al que se conectaban, la corriente eléctrica vibraba. Las oscilaciones electromagnéticas producidas se transmitían a un martillo, que golpeaba en una campanilla de latón.

Como profesionales de referencia en la instalación de alarmas de seguridad en Sabadell, nos gustaría decirte que lo más destacado del invento de Pope era que la alarma no se podía desconectar si se cerraba la puerta o ventana, ya que por encima de estas, en la pared, se ponía un muelle que servía para que el circuito siguiera en continuo funcionamiento y para que la campana no dejara de emitir el sonido.

No dudes en ponerte en contacto con la empresa Bergadá Instalaciones, S.L., profesionales expertos en alarmas. Te esperamos.

haz clic para copiar mailmail copiado